martes, 31 de enero de 2012

MASONERIA Y TOMA DE CONCIENCA



Masoneria y Toma de Conciencia

Desde que nos iniciamos la masonería nos propone un proceso de toma de conciencia de aquello que realmente somos y diferenciarlo de aquello que creemos ser, antes aun de consolidarse la condición de masón el candidato a serlo es introducido en un cuarto negro con la intención de sacudirlo en sus cimientos, sacudón que en la ceremonia que sigue removerá los sedimentos de un espíritu oculto por la ilusión profana, leerá sin saber muy bien de que se trata el acróstico VITRIOL, (visita el interior de la tierra y rectificando encontraras la piedra filosofal), ese acróstico lo usaban los alquimistas como guía de sus meditaciones y trabajos para convertir el plomo en oro, y para que el hombre en ese mismo proceso alquímico de penetrar y rectificar, despertara se hiciera consciente de la presencia divina de vida que fluye por el y encontrara su esencia, su razón, su propósito, convirtiendo el plomo del sueño inconsciente en oro de consciencia, de vida, disipando por el camino de la observación y el estudio los espacios negros, (La sombra al decir de Jung)que nos impiden encontrar la piedra filosofal, no se puede ser más claro, no queda duda alguna de que el proceso por el que ha de pasar el candidato a partir de ese momento es uno que se dirige al encuentro con la luz, a la toma de conciencia, al despertar.
La Masonería en un sabio sistema que permite que cada Mason lleve su propio ritmo, respetando sus orígenes, sus propias creencias y hasta si se me permite sus marcas genéticas, no importa en qué momento iniciático se encuentra (la distancia en que nos encontramos de la virtud, al decir de mi QH:._Otto Medina Villegas), y en un proceso alquímico maravilloso el Mason se va dando cuenta de sus propias zonas grises, y de las de su logia y de las de la institución, y comienza entonces a disipar las propias (y en consecuencia las colectivas) y hace contacto con la información que necesita para su propio desarrollo, y comienza a aceptar y comprender (no siempre intelectualmente) por los símbolos, las polaridades, el silencio, la observación, los códigos, y en ese proceso comienza a aparecer el espíritu oculto (que no dormido) por lo profano, comienza a aparecer lo sagrado que ha habitado en nosotros, hasta ese momento casi sin darnos cuenta, comienza aparecer nuestra natural capacidad de legitimarnos a nosotros mismos al otro y a lo otro sin condiciones,y que en lenguaje masónico llamamos tolerancia, (amor en su mas pura esencia diría yo) a vernos a nosotros mismos, al otro y a lo otro como parte de un gran sistema coherente en el que cada suceso generado por lo creado responde a una inmensa y misteriosa búsqueda del equilibrio total. Asi es la masoneria con sus sombras y sus luces, el proceso que en occidente está destinado a provocar la toma de conciencia de cada uno de sus adeptos, de la propia institución llevando esa toma de conciencia a la totalidad añadiéndola a la transformación cósmica en eterno proceso.

Jacobo Cifuentes D.