viernes, 23 de enero de 2009

Los Celos


Los celos, la competitividad, las comparaciones, la envidia, enemigos habilmente camuflados dentro de nosotros, dificiles de detectar cuando hacen su aparicion, pues al hacerse presentes siempre pensamos que "tenemos razon", son fuente de toneladas de infelicidad, desasosiego, desamor, odios, hacernos conscientes de su presencia es practica necesaria en el buscador, en el aprendiz, en el compañero y en el maestro, cuando apareca cualquiera de ellos no se trata de reprimirlos, sino de observarlos, respirar, y procurar inegrarlos a la polaridad opuesta, si es ira hacia el perdon, si es soberbia hacia la humildad, si son celos hacia el desprendimiento, si es envidia hacia el agradecimiento.SOMOS TAN LIBRES COMO NUESTRA CAPACIDAD DE RENUNCIA

1 comentario:

Rolando Blanco dijo...

Efectivamente, el entendimiento de que todos los sentimientos tienen su contraparte en la polaridad alterna del mismo, es el verdadero camino para dominar los vicios y convertirlos en Virtudes, ahora entiendo cuando se dice "..la carne es débil..." pues la viéndola como la materialidad contraria a la espiritualidad, es entonces que vemos como sucumbimos a esta cantidad de sentimientos que lo que hacen es degradarnos y degenerarnos como individuos.

Hay que hacer que verdaderamente coloquemos lo espiritual por encima de lo material, y no con puras palabras, sino con hechos, lo que me hace recordar aquellas palabras...

"...Lo siento padre, no escucho lo que dices, porque lo que haces grita mas fuerte...."